Política

CON MOTIVO DE LA CONMEMORACIÓN DE LOS SISMOS DEL 19 DE SEPTIEMBRE DE 1985 Y 2017

Con la venia de la Presidencia.

Buen día compañeras y compañeros Diputados.


Indudablemente, el 19 de septiembre es una fecha que ha marcado la historia de las y los mexicanos. A 35 años del terremoto del 1985 y a 3 del ocurrido en 2017, nos sumamos al sensible reconocimiento de quienes lamentablemente perdieron la vida, honrando su memoria con las acciones que como representantes de la sociedad debemos emprender, para hacer frente a estos fenómenos que tanto han afectado a nuestro país.


Resulta complicado hablar sobre estos hechos que han generado un profundo dolor para quienes perdieron a sus familiares y su patrimonio.

Conmemorar esta fecha nos hace recordarlos y reconocer la grandeza de nuestra gente que, a pesar de ser duramente golpeada, física, emocional y económicamente, siempre ha salido adelante.

A las mexicanas y mexicanos nos caracteriza la hospitalidad, la generosidad y, sobre todo, la solidaridad y la fuerza con la que hemos enfrentado éstos y muchos más desastres naturales.

Si bien, el 19 de septiembre es una fecha que recordamos con profundo dolor, lo que vivimos a horas de los sismos, han marcado la vida de dos generaciones, el sentimiento solidario inundo las calles con mujeres y hombres con ánimo de salvar vidas, servir de consuelo, proporcionar alimentos para quienes se habían quedado sin hogar y en los peores casos sin familia.

La reacción de miles, nos ha enseñado que somos más los que estamos dispuestos a dar la mano y que el estar unidos en una causa nos hace poderosos; lo que debe ser un incentivo suficiente para que pongamos en marcha acciones en favor quienes lo necesiten en el día a día.


Convertirnos en una ciudad más fuerte y responsable, estructural y socialmente hablando, es indudablemente la vía correcta; que la empatía, fuerza y solidaridad que quedó demostrada en estas desgracias, sean permanentes para lograr convertirnos en una sociedad mucho más armónica, justa y respetuosa de la vida y los derechos de todas las personas.


Insisto, que esta fecha nos sirva de impulso para recordarnos cómo somos las y los mexicanos, esos que nos ayudamos sin importar preferencias o diferencias; esas mexicanas y mexicanos que buscamos construir, no dividir, ni obtener ventaja en perjuicio de los demás.


No podemos evitar los daños que produce un sismo, pero si debemos ayudar a la gente que está sufriendo, por lo que las acciones emprendidas por el gobierno como la reconstrucción de 6 mil hogares en dos años, más que cumplir un compromiso, se llama justicia social.

Y se debe seguir avanzando en el mejoramiento de espacios públicos, mercados,  escuelas y monumentos históricos que fueron dañados en 2017.


La seguridad de las escuelas se han reforzado en alrededor de 118 planteles, lo que sin duda, deja masa tranquilos a madres y padres que al ver un plantel en mal estado, temen por la seguridad de sus hijos.

Estamos en tiempos donde la noticia de pérdidas humanas se ha repetido y aumentado en número a lo largo de más de 5 meses, temo que la muerte se convierta en una constante, que el miedo a respirar y salir a vivir, permanezca por siempre.

Por todos lados vemos gente con problemas económicos y de salud, ayudemos a las personas de la manera en que podamos, emprendamos acciones que garanticen la seguridad y tranquilidad de todas y todos los que habitamos en esta Ciudad.


Conmemorar a quienes han perdido la vida y a quienes por ayudar a salvar vidas pagaron con la suya, es un compromiso moral; aprender, avanzar y mejorar como sociedad, es un deber que como sobrevivientes debemos adoptar.

Mi reconocimiento y respeto para todas y todos ellos.

Por su atención, muchas gracias.


Es cuánto.

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply