Política,Uncategorized

El cigarro mata a las personas, las colillas a la tierra.

Si quieren fumar, háganlo. Pero dejen de contaminarnos y contaminar nuestro hogar.
Presenté una iniciativa con dos objetivos básicamente:

1. Que se multe a la gente que tire sus colillas a la calle, parques, vía pública, áreas comunes, barrancas, sitios no autorizados con una penalización de entre 2,534 pesos a 25,347 pesos.

2. Los establecimientos mercantiles, dependencias y entidades de Gobierno, Alcaldías, Congresos, Tribunales y órganos autónomos deberán colocar en el exterior y lugares para fumar, contenedores para depósitos de colillas.

Les dejo el discurso que presenté hace unos días…

 

 

Con la venia de la Presidencia.

Compañeras y compañeros Diputados:

Tenemos que terminar con la contaminación que generan las colillas de cigarro.

Esta propuesta busca prohibir que la personas tiren en la vía pública, áreas comunes, parques, barrancas y en general en sitios no autorizados, colillas de cigarro, así como establecer que los establecimientos mercantiles y las oficinas de gobierno coloquen en el exterior y en los lugares destinados para fumar, contenedores para depositar las colillas de cigarros.

Fumar es un hábito nocivo para la salud que va matando poco a poco, pero además genera un impacto negativo bastante serio, en el medio ambiente. Las colillas de cigarro producen contaminación atmosférica, deforestación, cambio climático, generación de residuos e incendios forestales.

Una sola colilla de cigarro tarda de 2 a10 años en degradarse, pero el tiempo no es lo más preocupante de este asunto, lo que más debería  preocuparnos es la toxicidad que van acumulando conforme pasan los años.

Contrario a lo que muchos creen, la vida de una colilla de cigarro no acaba cuando el consumidor lo lanza al suelo o lo pisa. La colilla sigue absorbiendo todos aquellos químicos nocivos con los que se topa en las calles.

Cuando un filtro o colilla de cigarro llega a los ríos y mares y hace contacto con el agua, todos los residuos peligrosos son soltados. De esta manera, una sola colilla puede llegar a contaminar de 8 a 10 litros de agua.

Asimismo, si un animal marino consume agua que estuvo contaminada por colillas, puede contraer enfermedades e inclusive morir. También sucede con los animales en tierra, comúnmente con los pájaros, que confunden las colillas con comida y cuando las ingieren se tragan también miles de componentes químicos que pueden matarlos en cuestión de horas.

Además, más de la mitad de los incendios forestales son causados por colillas de cigarro, las cuales son arrojadas al piso de manera irresponsable. De igual manera, muchos de los incendios en ciudades también son provocados por las colillas de cigarro.

Según un informe de Ocean Conservancy, las colillas de cigarros son una de las principales causas de basura en los océanos, parques, calles y playas.

La Encuesta Nacional de Adicciones ha señalado que en nuestro país hay aproximadamente 17 millones de fumadores y cada uno de ellos consume aproximadamente 127 cajetillas de cigarros al año, que equivalen a 2,540 cigarros.

De esta manera, en México al año se producen alrededor de 5 mil millones de colillas de cigarro y solo el 41% de ellas se deposita en algún contenedor o basurero, mientras que el restante 59% (que equivaldría a 2,950 millones de colillas), queda esparcido en las calles generando una gran contaminación del suelo y del agua.

Por todo lo anterior y más, en este Honorable Congreso ya se había presentado una muy buena iniciativa por parte de mi amigo el Dip. Tonatiuh González Case del Grupo Parlamentario del PRI, quien propuso que el Gobierno de la Ciudad de México, a través de la Secretaría de Obras y Servicios, colocara contenedores de colillas de cigarro en los espacios públicos, como parques, jardines o plazas.

En este orden de ideas, creo que esta propuesta que ahora pongo a su consideración, bien puede complementar la que en su momento realizó el Diputado Tonatiuh, quien siempre ha mostrado mucha sensibilidad y preocupación en los temas medioambientales.

En virtud de lo anteriormente expuesto, el Partido Verde se une a esta preocupación ambiental y propone reformar la Ley de Residuos Sólidos a efecto de establecer que:

  • Será responsabilidad de toda persona, física o moral, tirar o arrojar colillas de cigarro en los contenedores indicados.
  • Se prohibirá arrojar o tirar en la vía pública, áreas comunes, parques, barrancas, y en general en sitios no autorizados, colillas de cigarro; en caso de incumplimiento se sancionará con una multa de $2,534.00 a $25,347.00 pesos.
  • Los titulares de los establecimientos mercantiles de bajo impacto, impacto vecinal e impacto zonal, así como las dependencias y entidades del Gobierno de la Ciudad de México, las Alcaldías, el Congreso, el Tribunal Superior de Justicia y demás órganos autónomos, deberán colocar en el exterior y en los lugares destinados para fumar, contenedores para depósito de colillas de cigarros; en caso de incumplimiento se sancionará con una multa de $42,245.00 a $168,980.00 pesos.

Creo que este problema está muy a tiempo de ser controlado. Los estragos ya se han empezado a sentir, pero si no hacemos nada ahora, en unos cuantos años, con toda seguridad, nos arrepentiremos. Si no lo hacemos por nosotros mismos, hagámoslo por nuestras hijas e hijos y las futuras generaciones.

Por su atención, muchas gracias.

Es cuánto, Sra. Presidenta.

 

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply