Viajes

Greys En Tailandia

Lo prometido es deuda, les voy a contar un poco de nuestro GRAN viaje por las tierras lejanas de Tailandia. Sin duda, ha sido uno de los mejores viajes de mi vida, y siendo acompañada de las personas que más quiero en el mundo, eso lo hace aun mejor.

Compramos los vuelos nosotros, nos metimos en internet un día, reservamos vuelos y hoteles, lo que se nos ocurrió; esto definitivamente resultó más barato pero probablemente con una agencia hubiera sido un poco menos pesado el trayecto, no estoy segura de ello.

Fuimos a Phuket, Chiang Mai, Koh Samui y Bangkok. Es un país con una calidad humana impresionante, con una energía muy bonita, cariñosos especialmente con los niños. Mi hija Martinah recibía muestras de cariño cada cinco minutos, jamas había visto algo igual, estuvimos rodeados de buena onda, de puro amor.

Primero llegamos a Phucket, a un hotel llamado Avista Hideaway, un hotel muy bonito en medio de la naturaleza, el cual no está en la playa pero está muy cerca de ella. Estando ahí fuimos a varias islas que son famosas. Por ejemplo, Phi Phi Island y todas las islas de alrededor, en una de ellas grabaron la película “La Playa”; en verdad están espectaculares, aunque México para mí sigue siendo el número 1 respecto si hablamos de playas.

De Phuket nos fuimos Chiang Mai, yo muy emocionada porque era mi sueño estar con elefantes. Esa era la idea de llegar ahí: ir a la granja llamada Patara. Una experiencia increíble, escogimos ese lugar porque no explotan a los animales, no tienen turismo ilimitado, etc.. Un gran lugar y de las mejores experiencias de mi vida.

Nuestro siguiente destino fue Koh Samui, esta isla bonita de la que todos hablan, fue sin duda mi lugar preferido. El lugar, la gente, la playa… Nuestra idea de ir a Tailandia en un principio fue porque Emmanuel, mi esposo, quería entrenar Muay Thai con los meros meros y por eso estuvimos ahí una semana; entrenó en Lamai y le encantó. Aquí nos hospedamos en Belmond Napasai, sin duda el mejor hotel de todo el viaje, simplemente increíble.

Finalmente empezamos nuestro recorrido de regreso, regresamos a Phuket un día más, de ahí volamos a China, luego Los Angeles y finalmente México. Fue un viaje pesado de vuelta, me costó más trabajo que el de ida. Martinah andaba enferma, mucho más inquieta y estuvimos más incomodos, pero no pasó a más. Creo que por un día de vuelo vale la pena toda la experiencia y todos los recuerdos y cada segundo que vives con tu familia en esto viajes inolvidables. Como siempre he dicho, los hijos son de uno y mientras más experiencias y momentos tengas con ellos siempre será mejor.

No se pierdan mi siguiente post sobre tips para vuelos tan largos con toddlers. 

Todo mi amor.

Ale

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply