Política

Impulsemos el derecho de las mujeres a decidir el modelo de atención durante el parto, necesitamos que se les informe de las opciones para que tomen una decisión informada y libre de violencia. #MiPartoMiEleccion

DIPUTADA PRESIDENTA, CON SU PERMISO

Compañeras Diputadas y Diputados

Las mujeres durante el embarazo, parto y puerperio, experimentamos grandes cambios en nuestro cuerpo, es un periodo en el que nos encontramos vulnerables y en el cual es primordial se proteja nuestra vida y salud, así como que se respete y garantice nuestra autonomía, dignidad y derechos humanos.

En nuestras leyes, las mujeres en el embarazo tenemos derecho a recibir una atención médica oportuna, cálida y eficaz; a que se nos proporciones la información suficiente y clara respecto a el estado de nuestra salud; a otorgar o no nuestro consentimiento para que se nos practiquen procedimientos médicos y  a  decidir qué profesional deseamos nos proporcione atención en este proceso.

Sin embargo, aun cuando se reconoce la importancia de humanizar la atención durante del embarazo y el parto y se indica que las instituciones de salud, públicas, privadas y sociales del país, deben prestar esta atención asegurándose de en todo momento preservar la salud emocional de la mujer e informarle de las distintas opciones de atención, en las instituciones de salud no se ofrecen información necesaria y completa para que sean las mujeres quienes decidan entre los distintos modelos de atención.

Aunado a que no se han desarrollado opciones por parte del Gobierno para que de manera gratuita o como parte de los servicios de salud, las mujeres opten por un modelo de atención distinto al hospitalario.

Basta con observar las estadísticas en las que se menciona que en  México, el 98% de los nacimientos son atendidos en hospitales, donde el 46% son cesáreas, muchas de ellas innecesarias, lo que nos deja con 43 madres muertas por cada 100 mil nacimientos debido a las malas prácticas durante la atención obstétrica, además de que en muchas ocasiones se incurre en prácticas y omisiones que resultan en el menoscabo de los derechos humanos de las mujeres en relación con la protección de la salud reproductiva.

Si a esto le sumamos las complicaciones que nos ha traído la pandemia en la atención materno infantil, en el que derivado se las medidas sanitarias se han implementado restricciones, como la prohibición del acompañamiento durante el parto o prácticas como las cesáreas para evitar la saturación de los servicios de salud, la separación inmediata del bebé de la madre evitando el apego inmediato y la lactancia materna, estamos ante una situación preocupante. 

Por si fuera poco, de acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud, México es el país que ha reportado más muertes de mujeres embarazadas por covid-19 en América, con 140 muertes y 5 mil 574 casos entre embarazadas y posparto.

Por lo que es necesario que se desarrolle e implemente acciones para fomentar e integrar los diferentes modelos de atención durante el parto a los que tienen derecho las mujeres.

Así como, implementar acciones que brinden la posibilidad a las mujeres a decidir el modelo de atención que deseen, específicamente acciones que fortalezcan la partería y el parto humanizado.

El modelo de partería, hacen posible la atención del parto en casa, en su desarrollo se coloca en primer lugar la salud y la comodidad de la madre, se le ve como un ser humano que está pasando por un proceso totalmente natural, evitando la patologización y reduciendo las intervenciones médicas y farmacológicas innecesaria.

El modelo humanitario aun cuando se desarrolla en un ambiente clínico al igual que el hospitalario, se basa en procedimientos obstétricos que procuran evitar las prácticas sistematizadas no necesarias o injustificadas  y se preocupa por ofrecer respeto a los derechos de las mujeres y los recién nacidos, y tomar en cuenta las preferencias, necesidades, creencias y expectativas de las mujeres en el proceso del parto.

En estos tiempos su desarrollo y labor es más necesaria que nunca.

Por lo que, proponemos reformar la Ley de Salud del Distrito Federal, para que el Gobierno de la Ciudad de México a través de la Secretaría de Salud de la Ciudad de México desarrolle e implemente acciones para fortalecer, fomentar, promover, ofrecer e integrar los diferentes modelos de atención durante el parto a los que tienen derecho las mujeres; así como establecer las acciones necesarias para que tengan el derecho a decidir el modelo de atención que deseen, con la opción de poder realizar su parto en casa.

Entes de finalizar quiero agradecer el apoyo y la colaboración de Mariana Villegas educadora perinatal, a Hannah Borboleta partera dedicada al desarrollo de la partería y la educación de nuevas parteras y a Penélope Noriega Pediatra y activista en favor de la atención humanizada.

Es cuanto,

 

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply