Política

Los juzgados especializados en violencia contra las mujeres son necesarios

Gracias al esfuerzo de miles de mujeres que han levantado la voz, la violencia de genero se ha dejado de mirar como un asunto meramente privado para darle la verdadera importancia de una problemática social que afecta a miles de mujeres en todo el mundo, provocando una alarma social al visibilizar la violencia que viven mujeres de todas las edades y generando el rechazo colectivo hacia los gobiernos que actúen indiferentes y sean incapaces de evitar que aumente el número de víctimas.  
 
Según la ONU, 7 de cada 10 mujeres en el mundo sufrirán algún tipo de violencia física y sexual a lo largo de su vida aunque, personalmente, yo no he conocido a una mujer que no lo haya sido. Por si fuera poco, en México, 9 mujeres son asesinadas cada día.
 
Se sabe que la gran mayoría de los casos en que las mujeres son violentadas, son sus parejas o personas de su círculo familiar quienes lo realizan, violencia que es normalizada y que pocas veces llega a denunciarse. Datos  revelan que en el caso la violencia sexual en México, 7 de cada 10 hombres piensan que una mujer es violada, acosada o abusada sexualmente, porque se lo merece, ya sea por su forma de vestir, la hora en que fue atacada o por supuestas insinuaciones.

Para visibilizar que tan mal estamos solo basta saber que la mayor parte de los feminicidios se realizan a manos de parejas o ex parejas.
 
Ante esta realidad, ONU-MUJERES exigió que los servicios de procuración e impartición de justicia contaran con estándares internacionales, con el fin de prevenir, atender, sancionar y erradicar la violencia que viven millones de mujeres y niñas. Esto porque desde 2015, los casos de feminicidios se han incrementado en un 105%, llegando a ser la segunda causa de muerte en mujeres de 15 a 24 años y la tercera para aquellas entre 25 y 34 años, eso sin mencionar la cifra negra de aquellos casos que no logran ser registrados.
 
Si bien en la Ciudad de México se han ido tomado acciones para tratar de enfrentar esta situación de urgencia, tales como la creación de Fiscalías especializadas, capacitación de abogadas mujeres que brindan orientación y asesoría jurídica a víctimas de cualquier tipo de violencia por razones de género, la creación de tres Centros de Justicia para las Mujeres, entre otras, lo cierto es que estos esfuerzos son sólo una parte en el andamiaje de la búsqueda de justicia para las víctimas, ya que están encaminados a realizar acciones en la investigación, asesoría y acompañamiento de las mujeres víctimas, dejando de lado la obligación de juzgar estos hechos con perspectiva de género.
 
Las mujeres necesitamos de tribunales expertos en violencia de género, que sean capaces de remediar los efectos discriminatorios que las practicas institucionales puedan contener, así como satisfacer la necesidad de resolver, de una forma especializada, los juicios penales, relacionados con cualquier tipo de discriminación o violencia en nuestro perjuicio.
 
Lo anterior porque, como los hechos nos han mostrado, los juzgados aún carecen de la sensibilidad al tratar asuntos que afectan a las mujeres, como en el caso de Abril Pérez Sagaón, donde el Juez asignado decidió reclasificar el delito de tentativa de feminicidio a lesiones y poner en libertad a quien intento privarla de la vida en una ocasión. Abril buscó la protección de la justicia y el resultado ya lo sabemos, su feminicidio, debido a una resolución que carecía de la perspectiva suficiente para garantizar la protección de la víctima.
 
Casos como éste hay miles y revelan la urgente necesidad de contar con instituciones especializadas que garanticen la igualdad jurídica, el respeto a la dignidad e integridad de las víctimas y el derecho a la eliminación de la violencia contra las mujeres.
 
La ONU en diversas ocasiones ha recomendado la creación de tribunales especializados que garanticen la tramitación oportuna y eficiente de los asuntos de violencia contra la mujer. Por su parte, la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia de la Ciudad de México, establece que las mujeres deben contar con acceso a procedimientos de administración de justicia que garanticen su protección inmediata y efectiva, que proteja su derecho a una vida libre de violencia.
 
Por ello, esta iniciativa propone la creación de juzgados penales especializados que resuelvan todas las imputaciones relacionadas con la violencia cometida contra las mujeres, para que quienes tengan encomendada la función de resolver sobre estos hechos, identifiquen las condiciones y desventajas de las que son objeto las mujeres en la vida cotidiana, promoviendo equidad e igualdad real y un verdadero acceso a la justicia con perspectiva de género.

Países como España o El Salvador ya han optado por este camino al establecer tribunales especializados en violencia contra la mujer, los cuales, a pesar del origen penal, también resuelven aquellos casos relacionados con asuntos civiles y laborales.
 
En este sentido, estoy convencida, al igual que miles de mujeres, que en la Ciudad de México requerimos de juzgados penales especializados en violencia contra las mujeres, con un profundo conocimiento en el tema para que logren detectar las situaciones de desequilibrio de poder provocado por el género y que tengan la capacidad de cuestionar con neutralidad las pruebas que demuestren el contexto de violencia y discriminación al que nos enfrentamos, para lograr resolver de forma adecuada, expedita y accesible, y sin ningún tipo de estereotipo. Los casos que afecten el ejercicio de nuestros derechos o pongan en peligro nuestra seguridad e integridad, física o sicológica.
 
Por último, los invito a pensar que la creación de juzgados penales especializados en violencia contra las mujeres, será un parteaguas para el acceso a la justicia de las mujeres en el país. Solo así lograremos aplicar de forma eficiente las leyes con las que ya contamos y erradicar la impunidad.
 

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply