Bebé,Embarazo,Maternidad,Matrimonio,Posparto

Mamá Millennial

Pongámonos cinco minutos a pensar, cuánto nos exigimos las mujeres hoy en día. Hay que ser la esposa perfecta, la mamá ejemplar, valiente y estar a la última moda, si tienes bebes, lactar a la perfección porque no hay mejor alimento para tu hijo y es pecado si no lo haces, ser ama de casa, que haya comida en tu casa,  tener la casa impecable, atender a tu pareja como merece, no vaya a ser que sino te deje, hay que encargarnos de la limpieza y el orden, educar al bebé y atender todas sus necesidades. Pareciera que no es suficiente, hay que sobresalir en el área laboral, ser exitosa, competir contra otras mujeres, contra hombres, aguantar muchas veces faltas de respeto y acosos en el trabajo para poder seguir ahí y demostrar que ejerces y tienes tus propios ingresos. Claro, no podemos dejar atrás el tener buen cuerpo, hacer ejercicio porque “que asco las gordas”, si fuiste mamá, recuperar el cuerpo rapidísimo, y si no ni se te ocurra tener un kilo de más, porque serás juzgada no solo por hombres, sino entre nosotras mismas las mujeres. Somos muy duras con nosotras mismas y con nuestro alrededor.

Hablando de mamás de mi edad, madres primerizas, mujeres que estamos al día en las redes sociales y que podemos ser “multitask”, a las mamás millennial, no hay quién nos pare, queremos hacer todo y no nos conformamos con convencionalismos, somos emprendedoras y podemos con todo: trabajar en la casa, atender a los niños o probablemente trabajar fuera y seguir llevando las tareas del hogar. Nos gusta cuidarnos, fisicamente estar presentables, ir al salon, ir al gimnasio, sentirnos guapas por dentro y por fuera. Las `mamás millennial´somos modernas y vivimos al día, siguiendo las últimas tendencias, los cambios crecen con nosotras. Somos proactivas y vamos hacia delante, superando obstáculos.

Todo esto tiene sus ventajas: el ser guerreras, fuertes, poder con esto y más, ser mujeres a las que jamás se nos va a cerrar el mundo. Sin embargo, podemos darnos un respiro de vez en cuando, disfrutarnos a nosotras mismas, disfrutar a nuestro bebes e hijos, a nuestros esposos, disfrutar de la vida misma que pasa en un abrir y cerrar de ojos. Disfrutar de la vista a un parque o las que tienen la fortuna de ver el mar, un bosque, un amanecer o un atardecer; cosas simples que nos da la vida y que se nos olvida disfrutar todos los días. Hay que consentirnos y decirnos a nosotras mismas “lo estás haciendo increíble, estás haciendo tu mayor esfuerzo” eso es recompensarte a ti misma, dejar de juzgarte y dejar de juzgar a tu alrededor, si una lo hace mejor que la otra o no. Vete en un espejo y admira esa persona que es capaz de tanto.

 

Abrázate, apapáchate y ámate te lo mereces 🙂

a.

Fotos por The Milk Project.

Gracias!

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

4 Comments

  • Reply
    Gabriela Alatriste
    4 julio, 2016 at 10:43 pm

    Uffff que razon tienes alessandra, muchas gracias por compartir tu sentir, la verdad es que si somos muy duras con nosotras mismas y tambien con las mujeres a nuestro alrededor, vivimos en un mundo de constante competencia y de tener que ser perfecta en todos aspectos por que en eso basamos nuestra autoestima y en vez de apoyarnos las unas a las otras estamos en esa constante competencia y subiendo todo a redes sociales donde “el mundo” aprecie lo “perfectas” que somos, que triste, y si, estoy contigo en que podemos hacer muchas cosas y si somos guerreras pero no debemos engancharnos en banalidades y ser tan superficiales, me incluyo en esta trampa social actual, y bueno te mando un abrazo y aunque no nos conoscamos estamos pasando por lo mismo de ser madres primerizas y viviendo tambien un cambio fuertisimo en la vida, como dices hay que disfrutar mas las pequeñas cosas que da la vida. Saludos y felicidades por tu hermosa familia

    • Reply
      ale rojo
      4 julio, 2016 at 10:49 pm

      Gaby, muchas gracias por leerme. Exactamente entre mujeres nos atacamos, en lugar de apoyarnos y echarnos una a la otra para delante, empujarnos a ser mejores… preferimos juzgarnos una a la otra. Que triste y que mal y más aun sabiendo todas lo difícil que es.
      Yo aprendí mucho en este embarazo, tendré que ser más flexible y menos cuadrada, más amorosa hacia mi misma y mi cuerpo y mi sentir, no juzgarme a mi misma y no exigirme más de la cuenta.
      Te mando un fuerte abrazo. Mucho éxito en esta familia que emprendes y sigue disfrutando mucho.

  • Reply
    Laura Mares
    5 julio, 2016 at 12:26 am

    Me uno a su sentir, no soy primeriza soy mamá de tres (6-4-1años) para mi fuė más complicado cuando nació mi segundo hijo (con el primero ni un decir yo no tenía idea de cómo se trataba un bebe) yo trabajaba y decidí dejar de hacerlo para poder atender a los dos de la mejor manera fueron muchos cambios desde mudanza hasta aprender sobre la condición de mi bebé en ese momento. Entre cambios hormonales, culpas(por no atender “bien” a mi primer hijo) conocer acerca de las persona con síndrome de down, aprender a estar en casa. Vivía estresada, al paso de los años mis hijos son mi mejor ejemplo ellos me enseñan hasta el día de hoy precisamente lo que mencionas Ale el disfrutar la vida. Cada uno de los logros de mis hijos, mi salud y la de mi familia. De ahí viene por añadidura el sentirte bien y tener ánimos de ser linda nuevamente por dentro y por fuera. Puede ser agobiante la presión social a medida que nosotras lo permitimos. Ahora simplemente soy feliz por lo que soy y doy a mi alrededor. Nunca dudes de lo bien que lo haces porque para ella eres la mejor. Un abrazo y besitos a Martinah que no puede ser más hermosa Las veo en snapchat babeo con esa hermosura de bb. Sígueme por fa soy: laurismares ahí también “presumo” a mis hijos.

  • Reply
    Tania
    10 agosto, 2016 at 10:47 pm

    Tienes mucha razón, soy mamá primeriza y tengo que hacerme espacio para trabajar, cuidar bebé, sacar a mis perros, atender al marido, atender casa y atenderme, es muy difícil que los hombres puedan entender esta parte de la mujer, el querer estar bien por dentro y por fuera, y para nosotras es aún más, las mujeres como nosotras que nos gusta hasta cierto punto tener el control, lo que se necesita es comprensión para poder poco a poco soltar y adaptarnos a esta nueva vida, por qué si cambia tu vida, amo a mi bebe y estoy enamorada de mi vida con el, pero siempre debemos tener en cuenta que amar a los demás es amarnos a nosotros mismos, aceptarnos tal y como somos, disfrutar cada momento de la vida, que si está pasando es por qué así lo decidimos.Disfruta a tu bebe y disfruta esta etapa de tu vida, el tiempo vuela… Saludos Ale.

  • Leave a Reply