Política

MERECEMOS LACTARIOS DIGNOS EN LA CDMX

La leche materna es el alimento ideal para las y los bebés. Es segura, limpia y contiene nutrientes que ayudan a protegerlos contra muchas enfermedades frecuentes en la infancia, aquellas niñas y niños que son amamantados tienen menos posibilidades de sufrir una serie de padecimientos en el transcurso de su vida.

La práctica de la lactancia materna favorece el vínculo entre madres e hijos y contribuye al bienestar emocional de ambos, mediante su práctica se liberación hormonas con las cuales se experimenta un sentimiento de gozo que contribuye a la salud emocional de ambos.

Las mujeres que alimentan a sus hijos mediante el seno materno, corren un menor riesgo de sufrir enfermedades como la depresión, la diabetes y un enemigo silencioso que constituye una de las primeras causas de muerte de mujeres en el mundo, como lo es el cáncer de mama, útero y ovario.

Aun con todos los beneficios que representa, en México solo el 14% de las mujeres alimentan a sus hijos mediante la lactancia materna, esto se debe a diversos factores, pueden ser cuestiones de salud, practicas medicas inadecuadas como obstaculizar el apego inmediato, cuestiones sociales o aquellos que son atribuidos a situaciones de la vida cotidiana.   

Las madres trabajadoras en la Ciudad de México solo cuentan con 45 días de incapacidad por maternidad, y dos periodos de 30 minutos para extraer la leche en un espacio adecuado que ni siquiera las instituciones de salud tienen en todas sus sedes. Lo que hace que esta tarea sea aún más difícil.

Lo anterior, es lo otorgado a una mujer cuando se encuentra en un empleo formal, cuando se trabaja en el sector informal por así decirlo, la situación se complica, por lo que la alimentación exclusiva mediante la lactancia se vuelve imposible para la madre.

Sumado a esto, el ritmo de vida de todas y todos nos hace estar en constante movimiento, ya sea por cuestiones laborales, al realizar las tareas del día a día o por prácticas de esparcimiento, como la visita a un centro comercial, plazas, restaurantes, terminales de autobuses y aeropuertos, lugares en donde no existen zonas especiales para amamantar a nuestras hijas e hijos.

Aclaro, no es que tengamos que escondernos para realizar esta práctica, la lactancia materna se puede desarrollar en cualquier sitio, sin embargo, en ocasiones por seguridad, comodidad y sobre todo por la decisión de las mujeres, se requiere de un espacio con las condiciones higiénicas, cómodas, seguras y de privacidad para su desarrollo, ya sea para una alimentación directa o la extracción de la leche materna.

Respecto a ello, hemos visto en los medios de comunicación, denuncias de mujeres que han tenido malas experiencias cuando amamantan en espacios públicos, desde miradas, críticas y confrontaciones directas que hacen juicios morales sobre una práctica completamente natural, hasta el actuar absurdo mediante el cual les es exigido el no alimentar a sus hijos o retirarse de los lugares públicos donde se encuentran. Denigrando pleno el ejercicio de la maternidad.   

Cuestión que ha llevado a mujeres a realizarla en sanitarios que además de incomodos son extremadamente antihigiénicos.

En la Ciudad de México existen diversas leyes y programas que fomentan y protegen la lactancia materna, incluso castiga a quienes discriminan a las madres que amamantan en la vía pública, estas acciones son insuficientes pues la sociedad continúa discriminando y hasta violentando a las mujeres que solo buscan alimentar a sus hijas e hijos.

La lactancia materna es un derecho que requiere ser reforzado y no hay razón alguna para privar a niñas y niños de su derecho a la alimentación o hacerlos esperar para no incomodar a otros. Tampoco hay razones que valgan el detrimento de los derechos que las mujeres ya tenemos, ni mucho menos que se violente tan solo por procurar los mejores cuidados a nuestros hijos.

Esta iniciativa propone reformar el artículo 10 de la Ley de Establecimientos Mercantiles del Distrito Federal para que los establecimientos mercantiles con una capacidad mayor a 50 personas y plazas comerciales, cuenten con lactarios dentro de sus instalaciones con el fin de brindar comodidad y proteger a las madres que requieran amamantar a sus hijos.

Un lactario puede ser la mejor opción para quienes prefieren alimentar a sus hijos con leche materna en un ambiente privado, seguro e higiénico.

Así también, debemos buscar que en los espacios públicos como aeropuertos, terminales de autobús, centros de salud la instalación de espacios dignos para que las mujeres puedan alimentar a sus hijos a través de la lactancia materna.

Por último, compañeras y compañeros diputados, quiero hacerles una atenta solicitud, prediquemos con el ejemplo, aquí en el Congreso ya contamos con un presupuesto destinado para la instalación de un lactario, dotemos de un espacio físico adecuado, no por mí, son muchas las compañeras que necesitan o necesitaremos de este espacio y que a la fecha en los edificios donde promovemos las leyes para garantizar este derecho, no contamos con un lugar privado, seguro e higiénico para alimentar a nuestros hijos.

Si el presupuesto ya está destinado, utilicémoslo de manera urgentemente, por favor.    

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply