Bebé,Embarazo,Experiencias,Maternidad,Matrimonio,Posparto

Una mamá perfecta

He estado pensando, ¿qué me tiene tan feliz últimamente? y definitivamente es el hecho de no estar obsesionada con ser la mamá perfecta, hacer todo al pie de la letra, cumplir con las ALTAS expectativas que impone la sociedad, porque ni siquiera las ponemos nosotras mismas. Como madres primerizas, la realidad de las cosas es que no tenemos idea del gran reto que nos espera, queremos ser perfectas y vivimos estresadas para no ser juzgadas cruelmente. Dejé de juzgarme y culparme por el hecho de hacer algo “bien” o “mal”, dejé de decir “pobre de mi hija si hago esto o si no”, empecé a fluir más y relajarme, comencé a soltar y no estar necia haciendo cosas que en principio, no me hacían sentir bien a mi misma.
Soy una mujer muy terca y obstinada, eso me pasó desde el parto, estar necia con querer tener a mi bebé sin epidural, sufrir horas y horas de labor de parto, el no querer “darme por vencida”, sufrir literalmente los cuatro meses que di pecho, vi a varias expertas en lactancia, hice todo lo que estaba en mis manos y lloraba diario, estar necia en hacer cosas que la gente dice que son lo mejor, aun no queriendo hacerlo.

En el momento que solté y empecé a ver por mi propia felicidad, empece a disfrutar como nunca el ser madre.

Todavía me acuerdo que a la semana de haber tenido a Martinah, le decía a mi mamá que cómo era posible sufrir tanto para tener hijos, que en la vida iba a querer otro hijo(a), nunca más… Obvio ya pasó y ya hasta quiero una hermanita para Martinah.

La mamá perfecta sí existe pero no es lo que tu amiga, tu familia o tu suegra, dicen que es; no es lo que toda la sociedad define como la mamá ideal. Mamá Perfecta es cuando tú das el máximo sin pasar por sobre ti misma, no sobre pasar tus límites y ser feliz antes que nada, si estás bien contigo misma, no cabe duda que harás feliz a tu bebé.

Hay que disfrutar más y dejar de ser tan preocuponas, qué importa si duerme más tarde algunas veces o si no se quiere comer algo, no pasa nada si de pronto en lugar de siesta quiere jugar. Hay que dejar de sentirnos culpables por todo, si no puedes estar las 24 horas del día pegadas a tu hijo(a), no pasa nada, si hay momentos en q estas demasiado cansada para jugar con ellos, eso no te convierte una mala mamá. Ser madre implica sacrificio, sí, pero no pasar por sobre ti misma y olvidarte de ser feliz y estar bien.


Nuestros bebes agradecen a una mamá feliz, no una mujer estresada por todo hacerlo a la perfección.

Una mama perfecta es renunciar a tener todo ordenado, disfrutar cada etapa de nuestro(a) bebé, dejar tiempo para nosotras mismas, aprender a pedir ayuda cuando lo necesitamos.

Para ellos somos la mejor mamá y eso los hará completamente felices. 🙂


Les dejo este video, literal lo vi y lloré y eso que no soy chillona 🙂

https://youtu.be/EQWb-8zJnnY

Gracias por leerme y por sus comentarios, es alentador saber que uno no está solo en este proceso y que no somos unas extrañas al sentirnos así.

Gracias infinitas.

a.

P.D. No se olviden de suscribirse a mi blog para que lean un poco de mi, pero sobre todo para que me ayuden con sus comentarios y su opinión que son de muchísima ayuda para mi y para todas!!

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

1 Comment

  • Reply
    Ma. Teresa Mendoza Cordero
    19 agosto, 2016 at 9:09 am

    Hola Ale, cuanta razón tienes en tu post!!! Yo aún no soy Mamá, más sin embargo eso lo ví con mi hermana y amigas… Se nota que dejaste ir, se nota que ya no estás preocupada, te ves plena, feliz, dichosa al lado de la hermosa Martinah… Estás radiante!!!! Y lo más importante es que lo transmites a tu Beba, que lindas fotografías!! Y bueno, que te digo del video está lindo, yo también lloré y así de grandota me moviste muchas cosas e inmediatamente le llamé a mi Mamá para decirle cuanto la amo!!.

    Gracias Ale por compartir!!
    Te mando un abrazote

  • Leave a Reply