Política,Uncategorized

Y NOS PREGUNTAN ¿POR QUÉ MARCHAMOS?

Es simple, el sentimiento de hartazgo que ha causado la impunidad, el incremento de la violencia de género y la falta de sensibilidad y empatía, nos hizo abrir los ojos y levantó las manos de muchas que nos decidimos a luchar, por nuestros derechos, por nuestra seguridad y nuestra vida.

Casos que nos han devastado y orillado a una reflexión profunda que nos lleva al llanto, a la impotencia y a la frustración, como el de María Elena a quien la Fiscalía de Oaxaca lejos de ejecutar la orden de aprhensión girada desde hace meses en contra de quien presuntamente planeó el ataque con ácido en su contra dejándola con quemaduras en el 90%  de su cuerpo, se ha pasado expresando lo orgullos que sienten del excelente trabajo de investigación elaborado mientras su agresor, bien gracias, libre y orquestando una campaña en contra de la víctima para justificar sus actos.

Esta el caso de Abril, a quien le arrebataron la vida después de denunciar la tentativa de feminicidio de la que fue objeto, en la que un magistrado revocó la prisión preventiva instaurada en contra de su ex esposo, reclasificando el delito de tentativa de feminicidio a lesiones y violencia familiar.

Ahora Ingrid, quien fue brutalmente privada de la vida y a quien diversos medios de comunicación expusieron su cuerpo sin vida, solo demuestra que ni muertas nos pueden tratar con dignidad, tal ves argumenten que el sujeto que la mató ya está en prisión, que estaba loco, que no es culpa de nadie, ya lo he expresado seguimos fallando, y mientras las cosas no cambien, seguiremos alzando la voz cada vez más fuerte.

Como mujer renuncio a vivir con miedo, me da rabia que no se tome con interés y seriedad el tema de los feminicidios, estoy harta de ver cómo los políticos como el diputado de Morena, Ulises Murguía se atreven a minimizar y hacer burla a este delito, alegando que “es simplemente un homicidio” que cualquier vida vale lo mismo, siguen llamando al odio y a la intolerancia en contra de las mujeres, esto que ha causado desde siempre el estado en que nos encontramos.

Hemos gritado, hemos llorado, hemos cantado, hemos marchado y siguen matándonos, ENTRE NOSOTRAS nos preguntamos ¿Qué más tenemos que hacer para ser escuchadas?


Y ALGUNAS PERSONAS NOS PREGUNTAN ¿POR QUÉ MARCHAMOS? MARCHAMOS PARA VISIBILIZAR EL ODIO QUE HAY HACIA NOSOTRAS Y QUE EN VEZ DE QUE JUECES APLIQUEN LA LEY, MUCHO BUSCAN DESVIRTUAR LA LUCHA.

Estoy segura que todas juntas seguiremos luchando para exigir la protección y seguridad que merecemos.

NO ES UNA SOMOS TODAS

Previous Story
Next Story

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply