un error terrible sería reducir el presupuesto de los programas para erradicar la violencia contra la mujer ni de la operación de los Centros de Justicia para las mujeres.